Indiana Jones y la última cruzada - Juego (PC, Amiga, Atari ST, Macintosh)

Indiana Jones y la última cruzada
Indiana Jones y la última cruzada Indiana Jones and the Last Crusade: The Graphic AdventureIndiana JonesPC, Amiga, Atari ST, Macintosh 1989 LucasArtsRon GilbertLucasArtsSCUMM
Recomendar desde Facebook Recomendar desde Twitter Enviar a meneame Enviar a meneame Compartir en Google+ Pint It Enviar a un amigoEs difícil ser de esta zona del planeta y no haber visto, al menos, alguna de las pelis de Indiana Jones. George Lucas, el creador, comprendió pronto las dimensiones de lo que se traía entre manos, y cabalgó la ola del éxito estrenando a la vez videojuegos y filmes con su superproductora, la LucasFilms. De hecho, en total hay bastantes más juegos que películas entre arcades, plataformas y aventura. Como lo que aquí nos ocupa son las Aventuras Gráficas, tenemos que avanzar hasta 1989, año en que se estrenó Indiana Jones y la Última Cruzada y se lanzó el juego del mismo nombre: Ron Gilbert es el padre de este Indiana virtual, el alter ego o especie de avatar de la creación de George Lucas, y del actor Harrison Ford por extensión.

Ésta es la primera aventura gráfica como tal de la saga, ya que Indiana Jones in Revenge of the Ancients, publicada en 1983, es todavía una aventura conversacional. El motor SCUMM nació en 1987 para Maniac Mansion, y fue aplicado desde entonces a los títulos que le siguieron. Indiana Jones y la Última Cruzada es el tercero en beneficiarse de este adelanto; gracias a él pudimos entonces (y ahora) manejar cómodamente al protagonista y hacerle interactuar a base de ratón y listas de verbos y objetos. Una curiosidad: es el primer título de la Lucas en incluir los verbos “Mirar” y “Hablar”, tan importantes en las aventura gráfica. Por ejemplo, uno puede conjugar “mirar + señorita”, e Indi hace un comentario sobre su trasero; uno puede a continuación pinchar “usar + señorita” y le contesta al jugador que no es su estilo... No nos escandalicemos, los programadores lo tenían previsto.

El guión de La Última Cruzada sigue de cerca al de la película, salvando las diferencias entre ambos medios y las limitaciones lógicas. Por resumir lo archisabido, ésta es la historia en la que Indi se reencuentra con su padre y buscan el Santo Grial. Pero la aventura jugada va más allá de lo que pudo ir la aventura filmada. Para empezar, existe lo que se llama IQ (Indiana Quotient), es decir, un índice de méritos que el programa calcula según cómo resuelvas los conflictos y los puzles que se presenten: cuanto más arriesgues, cuanto más complicaciones aceptes y resuelvas, más puntos consigues, y se acumulan de partida en partida hasta un máximo (utópico, no se consiguen) de 1.000. Esto, y el hecho en sí de que se pueda resolver cada nudo del juego de varias maneras distintas, a modo de universos alternativos, es lo que le da tanto peso y tanto valor a La Última Cruzada. Es más: según el jugador va eligiendo su estilo a la hora de enfrentar y pasar los retos, así se va definiendo también y a la vez el propio juego, adaptándose a su ritmo y demanda. Si, pongamos, uno juega tranquilamente, eludiendo peleas y buscando alternativas pacíficas, el programa le pondrá en situaciones menos físicas y menos agresivas, permitiéndole resolver con el Indi “académico”. Si, por el contrario, uno tiene muchas ganas de matar nazis, puede avanzar por el juego a guantazo limpio y el programa se encarga de proporcionarle situación tras situación para que se quede a gusto. En este caso, lo primero que hay que hacer al empezar a jugar es entrenarse en el ring de boxeo del gimnasio para que nuestro Indi “action man” salga preparado al mundo hostil.

Sin duda el marketing de la productora es la causa de que Indiana Jones y la Última Cruzada exista como aventura gráfica, pero el mundo del videojuego no es tan sobornable en ese sentido: al margen de nacer al amparo de una saga y un personaje ya de culto para entonces, el éxito y la leyenda se los labró legítimamente. Éste es otro de los títulos míticos del género, que abrió paso a su secuela tres años después: Indiana Jones and the Fate of Atlantis, que según muchos, es incluso mejor.

© 2013-2017. aventuraGrafica.es
Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información