Broken Sword IV: el ángel de la muerte - Juego (PC)

Broken Sword IV: el ángel de la muerte
Broken Sword IV: el ángel de la muerte Broken Sword: The Angel of DeathBroken SwordPC 2006 Sumo Digital, Revolution SoftwareCharles CecilTHQ
Recomendar desde Facebook Recomendar desde Twitter Enviar a meneame Enviar a meneame Compartir en Google+ Pint It Enviar a un amigoBroken Sword 4: El Ángel de la Muerte salió a la venta en 2006, tres años después que The Sleeping Dragon (en España El Sueño del Dragón). Nuestro más americano que nunca George Stobbart es ahora Agente de Fianzas en un barrio neoyorkino de mala muerte, y en su despacho cutre le espera una rubia en peligro inminente. Este es un comienzo de novela negra de manual, a lo Chandler o a lo Elmore Leonard, e incluso el título, así a priori, también lo parece. Pero en EEUU se llamó Secrets of The Ark, y eso nos da la pista de por qué derroteros nos llevará de nuevo Charles Cecil, el padre de la saga entera y responsable final de todo, lo bueno y lo malo, de cada título. La rubia, Anne Marie, contrata a George por su fama de aventurero de lo esotérico y conocedor de "lo medieval": tiene un antiguo manuscrito sobre un fabuloso tesoro, y los malos que intentan matarla están echando la puerta abajo... Vuelve la mezcla de Indi y McGyver que nunca nos aburre.

Primera sorpresa agradable: regresa el point&click, que no neguemos se echaba de menos, aunque para manejar personajes tan tridimensionales resulta un poco raro, pero tienes la opción de usar a la vez el teclado. Y primera sorpresa no tan agradable: la voz en off del protagonista ha quedado reducida a la locución de su pensamiento en presente. Bromas constantes aparte, que es lo que caracteriza al personaje, le falta ese hilo conductor cinematográfico de la narración en pasado, que le daba tanta solidez a la historia. Por otro lado, este George recupera el punto canalla y pierde el aspecto de cachas vulgaris, afortunadamente. Y Nico ha cambiado... es más Nico y más importante que nunca. Y hasta aquí puedo leer...

En lo que respecta a la gráfica, es incluso mejor que la de su antecesora The Sleeping Dragon, más limpia: los rasgos de los personajes están muy suavizados, todavía más realistas. El juego es el primero en incorporar la tecnología amBX pero se le critica mucho una incomprensible falta de luminosidad en general. Quizá sea por crear atmósfera, pero los ambientes son más planos y más oscuros, a veces dando sensación de polvorientos. Y en esos escenarios damos rienda suelta al Stobbart más físico de todas las entregas. Definitivamente se le ha dado mucho más protagonismo a la acción en El Ángel de la Muerte, cosa que ha sido criticada, pero obedece a un deseo expreso del creador, que pretende así poner al jugador bajo más presión. La combinación de puzles y constantes movimientos de cajas resulta un poco desconcertante, pero no hace perder calidad al juego.

En cualquier caso, todo acompaña a una narrativa correcta, que relata una aventura con artefactos esotéricos incluidos, como siempre, y esta vez nada menos que El Arca de la Alianza. Toca enfrentarse de nuevo a una comunidad de ocultistas malvados intentando destruir el mundo con su poder, el Ángel de la Muerte. Como estamos en el presente no hay nazis contra los que luchar, sino que George lleva una magnífica PDA multifunción que es la navaja suiza de nuestros tiempos. Este Indi moderno recorre de nuevo varias localizaciones a lo ancho del mundo para desentrañar el misterio, salvar a la chica y evitar la destrucción total. Y sin perder una sola oportunidad de hacer sus socarrones comentarios, tan bien interpretados por sus dobladores, da igual el idioma en que lo escuches.

El Ángel de la Muerte nació del éxito de su predecesora, al igual que ocurrió en los 90 con los dos primeros títulos de la saga. Que el juego cambie y evolucione es señal de que sigue vivo y el género no decae, porque en este caso Broken Sword continúa siendo reconocible, jugable, y nos hace esperar la quinta parte, de la que se dice saldrá finalmente en septiembre de 2013: The Serpent?s Curse, que nada menos vuelve en 2D. Eso es evolucionar.

© 2013-2021. aventuraGrafica.es
Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información